El Samsung Galaxy S7 es un ejemplo de como mejorar en gran medida un tope de gama sin introducir grandes cambios a nivel de diseño, recuperando funciones tan necesarias como la posibilidad de utilizar tarjetas microSD o la resistencia al polvo y al agua.

Ambas novedades han sido muy bien recibidas por parte de usuarios y medios, pero por desgracia Samsung no ha terminado de hacer los deberes a la hora de recuperar la ranura para tarjetas microSD, ya que las mismas no tiene un soporte pleno de las posibilidades que ofrece Android M.

¿Qué quiere decir esto? Pues básicamente que no puedes utilizar una microSD para instalar aplicaciones en tu Galaxy S7, sólo podrás recurrir a ella como solución de almacenamiento secundario en la que guardar documentos, fotos y otros tipos de archivos multimedia.

Un problema claro que, sin embargo, tiene solución, aunque no es oficial y tampoco es sencillapara el usuario común, así que sólo deberíais atreveros a probarla si realmente estáis acostumbrados a trastear con terminales Android y tenéis unos conocimientos mínimos.

Dicha solución implica activar el modo para desarrolladores, conectar el smartphone a un PC y realizar una serie de comandos Android Debug Bridge con los que ajustar las particiones del sistema y la manera en que las mismas se utilizan.

Si alguno se decide a probar debe tener claro que una vez hecho no debe retirar la tarjeta microSD del terminal, ya que podrían producir errores que acaben dañando las aplicaciones y/o la información que tengamos instalada en ella.