Samsung Galaxy Note 6 será el próximo modelo de la serie que inauguró el segmento del “phablet”, a medio camino entre smartphone y tablet.

Las últimas informaciones nos hablan de un dispositivo resistente al polvo y al aguacon certificación IP68, lo que significa que sería sumergible hasta 1,5 metros durante 30 minutos.

Otra de las novedades llega de medios indios y habla de un escáner de iris, uno de los métodos de autenticación biométrica que se estaría probando en el laboratorio de I+D que Samsung tiene en el segundo gigante asiático como alternativa a las contraseñas, un método altamente inseguro e intrínsecamente difícil para los humanos ya que hay que crear, recordar y administrar contraseñas largas y complejas.

Montaría una pantalla superAMOLED en los entornos de las 6 pulgadas, con resolución nativa no inferior al 2K. Emplearía los chipsets que hemos visto en el Galaxy S7, Qualcomm Snapdragon 820 o Samsung Exynos 8890 (según mercado), aunque últimos rumores aseguran que utilizará un SoC mejorado Snapdragon 823.

Tendría un digitalizador con soporte para 1024 puntos de presión para mejorar el uso del lápiz óptico. Su memoria RAM se elevaría a 8 Gbytes y para el almacenamiento, Samsung podría ofrecer el primer chip de 256 Gbytes para smartphones bajo la norma Universal Flash Storage (UFS 2.0), anunciado hace unas semanas.

La guinda del Galaxy Note 6 podría llegar de su capacidad para convertirse en un portátil gracias a una base con pantalla y teclado donde se insertaría el dispositivo, de forma similar a como actúa en las gafas de realidad virtual Gear VR.

Se ha visto en una patente de Samsung aunque no está claro que termine implementándose esta capacidad ni el grado de convergencia, que hemos visto en Windows 10 con modelos como el Elite x3 de HP, o la del tablet Ubuntu de BQ.

Galaxy Note 6 estaría disponible tras una presentación prevista para la feria IFA de Berlín en el mes de septiembre y coincidiría en el lanzamiento con los iPhone 7.