El LG G5 ha sido el gran triunfador del MWC, al menos en lo que respecta a opiniones y premios, pero parece que la firma surcoreana ha tomado una decisión que podría costarle una auténtica oleada de críticas.

Según ha confirmado Cristián Correa, mánager de ventas de LG en Chile, la versión del LG G5 para América Latina no tendrá las mismas especificaciones que el modelo que hemos visto en el MWC, sino que será considerablemente inferior.

Entramos a hacer una comparativa directa y luego comentamos:

  • El SoC será un Snapdragon 652 en lugar de un 820.
  • La RAM baja de 4 GB de LPDDR4 a 3 GB de LPDDR3.
  • La GPU baja de una Adreno 530 a una Adreno 510.

Los cambios son esos, en lo demás se mantendría inalterado, al menos en teoría. La pérdida de potencia es clara, tanto dejaría de ser un terminal tope de gama y pasaría a ser un modelo que podríamos cuadrar como gama alta, pero inferior a modelos del pasado año, como los Galaxy S6.

Por otro lado tampoco marcaría una diferencia importante a nivel de potencia frente al propio LG G4, que monta un Snapdragon 808 y 3 GB de RAM.

Sin duda es una mala noticia, ya que a todo lo dicho debemos añadir además que esta versión no será compatible con el kit VR 360 que ha presentado LG, un detalle que termina de poner la guinda a lo que se nos antoja como una mala decisión.

¿Por qué hace esto LG? Según Correa la decisión se basa en las valoraciones aportadas por las operadoras del país, la valoración de las divisas utilizadas en América Latina y la falta de interés en dicho mercado hacia la realidad virtual.