iPhone 7 emite un nivel de radiaciones muy superior al de sus predecesores y también al de sus competidores directos, según publica el medio alemán Techbook en referencia a los valores SAR.

Hace años que existe un debate abierto sobre si las comunicaciones inalámbricas usadas en telefonía móvil pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer, especialmente tumores cerebrales. Se han realizado multitud de estudios, profundos (e interesados) pero hasta ahora no se ha podido demostrar que el uso de teléfonos móviles provoque cáncer cerebral.

Ello no quiere decir que no haya terminales que emitan más o menos radiaciones, el fenómeno que los críticos asocian con cánceres en el uso de móviles.

En concreto, Techbook hace referencia a los valores SAR para estimar que iPhone 7 es el terminal que emite mayor nivel de radiaciones. SAR mide una tasa de absorción o la potencia en la que su radiación es absorbida por un tejido vivo (expresado en vatios por kilogramo de radiación promediado en 10 gramos de tejido (ICNRP), en este caso por un usuario cuando mantiene un terminal móvil en la cabeza y trabaja con el más alto rendimiento inalámbrico.

sar_radiacion

Tasa de absorción (SAR) de algunos móviles (vatio por kg)

Apple dice que el iPhone ha sido probado y cumple con los límites aplicables para la protección contra energía de alta frecuencia (RF). La absorción máxima permitida es de 2 W/kg por lo que incluso el iPhone 7 está muy por debajo en esta tasa de emisión de radiaciones en móviles, SAR.

En todo caso, Apple recomienda que el iPhone 7 se use a una distancia de 5 mm del cuerpo y recomienda “para reducir la exposición el uso de sistemas de manos libre, sea los auriculares suministrados o los propios altavoces.