HTC ha presentado oficialmente el HTC 10, nuevo smartphone tope de gama con el que introducen pequeños cambios a nivel de diseño y renombran dicha gama, anteriormente acompañada del apelativo “One”.

Tenemos un acabado metálico con carcasa unibody que mantiene la clásica línea premium que acostumbra a mostrar HTC en sus smartphones de gama alta, aunque el diseño se orienta más hacia el HTC One A9, algo que ya adelantaron las filtraciones que fuimos viendo en su momento y que al final se ha cumplido.

No hay grandes novedades que merezca la pena destacar, más allá de la vuelta de la cámara trasera tipo UltraPixel, que en esta ocasión es de 12 MP y graba vídeo a 4K, y el estabilizador óptico de imagen de la cámara frontal, que es de 5 MP.

Por lo demás un tope de gama al uso que trae las siguientes especificaciones:

  • Pantalla de 5,2 pulgadas con resolución 2K.
  • SoC Snapdragon 820.
  • 4 GB de RAM.
  • Cámaras de 12 MP (UltraPixel) y 5 MP.
  • 32 GB/64 GB de almacenamiento ampliable.
  • Batería de 3.000 mAh con recarga rápida Quick Charge 3.0.
  • Android M.

En cuanto al precio parece que HTC no aprende de los errores del pasado, ya que pide 700 dólares(614 euros al cambio) por el modelo base en Estados Unidos, cifra que en España se elevan a 799 euros.

Sí, se les ha ido bastante la mano con el precio, tanto que personalmente ya me atrevo a augurar que éste terminal no será ese “puñetazo en la mesa” que tanto necesita la firma taiwanesa.